Un buen colchón puede ayudarnos a dormir mejor, y vamos a tratar la relación entre ambos:

Un colchón nuevo puede ahuyentar el estrés

En 2009 se realizó un estudio en el que se seleccionó a 59 personas sanas y en buena forma física y se les hizo dormir en su propio colchón durante 28 noches consecutivas y otras 28 noches en un colchón nuevo de firmeza media. Finalmente se evaluaron los niveles de estrés de estos 59 encuestados, incluyendo preocupación, tristeza, sensación de tensión, dolores de cabeza, etc. Se comprobó que las camas nuevas reducían significativamente la sensación de estrés de la persona y hacían que el cuerpo se sintiera menos incómodo.

Los colchones se convierten en alérgenos

La principal referencia aquí son los ácaros del polvo. Los ácaros del polvo, que sólo pueden observarse con un microscopio, se alimentan principalmente de la caspa que desprenden los seres humanos, por lo que se multiplican más rápidamente en las camas. Los ácaros del polvo son importantes alérgenos que desencadenan enfermedades alérgicas como el asma, la rinitis alérgica y el eccema. Unos 20 millones de estadounidenses son alérgicos a los ácaros del polvo, según WebMD, el mayor sitio web de servicios sanitarios del país. Lave las sábanas y fundas de almohada regularmente con agua caliente para eliminar los ácaros del polvo. Compre un protector de colchón con la etiqueta “a prueba de alergias”. También puedes aspirar el colchón.

La firmeza del colchón varía de una persona a otra

No existe un criterio estándar para determinar si un colchón es demasiado firme o demasiado blando. El mismo colchón puede ser considerado blando por alguien que pese 250 libras, pero puede ser demasiado firme para alguien que pese 125 libras. Un “colchón medio blando” puede parecer lo más fiable, pero la única forma de saber si es correcto es tumbarse en él durante un rato. Así que, antes de decidirte a comprar un colchón, túmbate en él al menos 20 minutos para comprobar si es realmente cómodo.

Sustituya un colchón roto

Un colchón roto o con muelles defectuosos puede ser una señal de que es hora de reemplazarlo. Sin embargo, no es la única razón para adquirir un colchón nuevo. Según USA Today, también es recomendable considerar la compra de un colchón nuevo si notas que no duermes tan bien como antes, especialmente si te sientes más cómodo durmiendo en casa de otra persona que en tu propia cama.

Un colchón desgastado o en mal estado puede afectar la calidad de tu sueño y tu comodidad. Es importante recordar que un buen descanso es fundamental para mantener una buena salud física y mental. Por lo tanto, si experimentas dificultades para dormir o no te sientes descansado al despertar, puede ser el momento de sustituir tu colchón.

No intentes trabajar en la cama con el móvil

El dormitorio debe ser un lugar para dormir y relajarse, si te acuestas en el momento en que la mente sigue pensando en el trabajo será difícil conciliar el sueño. Del mismo modo, no juegues con el móvil u otros dispositivos electrónicos cuando te metas en la cama. La luz azul que emiten los dispositivos electrónicos interfiere en el mecanismo natural del sueño del cerebro, lo que hace que se aclare e interfiera en tu capacidad para conciliar el sueño.

En resumen, debes tener cuidado de elegir el colchón más adecuado para maximizar su función.

By Vitoria

Leave a Reply